Fabulosas narraciones por historias PDF/EPUB Ú


Fabulosas narraciones por historias [PDF] ✍ Fabulosas narraciones por historias ✎ Antonio Orejudo – Buyprobolan50.co.uk Esta es la historia de tres amigos que con el tiempo dejan de serlo Santos, de origen rural, que en la gran ciudad descubre su debilidad por las mujeres maduras y la pornograf a Martiniano, sobrino de Esta es la historia de tres amigos que con el tiempo dejan de serlo Santos, de origen rural, que en la gran ciudad Fabulosas narraciones Epub / descubre su debilidad por las mujeres maduras y la pornograf a Martiniano, sobrino de Azor n, que jura odio eterno a los intelectuales tras los malos tratos recibidos de su t o y Patricio, escritor que sue a con ver publicada su primera novela Los tres est n internos en la Residencia de Estudiantes y viven el bullicio de los a os veinte en Madrid Pero entre novatadas, enfrentamientos con otros grupos de estudiantes, participaciones explosivas en las tertulias de la poca, sabotajes de conferencias, y su empe o desafiante en publicar la novela de Patricio, apenas perciben que est n poniendo en peligro un plan secreto para crear una generaci n literaria la delPor la ficci n irrumpen personajes como Juan Ram n Jim nez, Ortega y Gasset, Jos Moreno Villa o Jos Antonio Primo de Rivera, de manera tan calculada que nadie podr a negar que sea cierta Cuando llegue la Rep blica, los destinos de los amigos tomar n caminos divergentes y el reencuentro se tornar imposible.

    Fabulosas narraciones por historias PDF/EPUB Ú internos en la Residencia de Estudiantes y viven el bullicio de los a os veinte en Madrid Pero entre novatadas, enfrentamientos con otros grupos de estudiantes, participaciones explosivas en las tertulias de la poca, sabotajes de conferencias, y su empe o desafiante en publicar la novela de Patricio, apenas perciben que est n poniendo en peligro un plan secreto para crear una generaci n literaria la delPor la ficci n irrumpen personajes como Juan Ram n Jim nez, Ortega y Gasset, Jos Moreno Villa o Jos Antonio Primo de Rivera, de manera tan calculada que nadie podr a negar que sea cierta Cuando llegue la Rep blica, los destinos de los amigos tomar n caminos divergentes y el reencuentro se tornar imposible."/>
  • Paperback
  • 379 pages
  • Fabulosas narraciones por historias
  • Antonio Orejudo
  • Spanish
  • 22 April 2017
  • 8483830116

About the Author: Antonio Orejudo

Antonio Orejudo naci en Madrid en Doctor en filolog a hisp nica, durante siete a os fue profesor de literatura espa ola Fabulosas narraciones Epub / en diferentes universidades de Estados Unidos y ha pasado un a o como investigador invitado en la Universidad de Amsterdam En la actualidad es profesor titular en la Universidad de Almer a Es autor de cuatro novelas Fabulosas narraciones por historias , Ventajas de viajar en tren , Reconstrucci n y Un momento de descanso Todas ellas, muy distintas entre s , componen el corpus coherente de uno de los narradores m s brillantes en lengua espa olaAutor de numerosos art culos de cr tica publicados en Babelia, ABC Cultural, o Letras Libres entre otros medios de prensa.



10 thoughts on “Fabulosas narraciones por historias

  1. Alejandro Saint-Barthélemy Alejandro Saint-Barthélemy says:

    He tenido que dejarla en la p gina 19 una novela sobre escritores interesantes de otra poca escrita por alguien insulso de nuestro tiempo lo que a mediados de los 90 tambi n encumbr a Juan Manuel de Prada no pod a deparar nada bueno para m teniendo presente que podemos leer la obra de esos escritores interesantes Yo prefiero leer una novela moderna de Noah Cicero o Houellebecq sobre la actualidad que tochos trasnochados sobre otra poca y escritores contado por alguien que no tiene el t He tenido que dejarla en la p gina 19 una novela sobre escritores interesantes de otra poca escrita por alguien insulso de nuestro tiempo lo que a mediados de los 90 tambi n encumbr a Juan Manuel de Prada no pod a deparar nada bueno para m teniendo presente que podemos leer la obra de esos escritores interesantes Yo prefiero leer una novela moderna de Noah Cicero o Houellebecq sobre la actualidad que tochos trasnochados sobre otra poca y escritores contado por alguien que no tiene el talento de sus personajes muy bien escritos y entretenidos seguro, pero con ese colch n de estar escritos en estilos arcaicos y ese otro colch n de tratar sobre un tiempo y unas gentes m s atractivos que los que proporciona la actualidad Tras la indigesti n con Manual de literatura para can bales , de Reig, no deber a haber pasado a otro doctor en letras espa ol con man a hacia los poetas y que le guste Claudio Rodr guez Neruda de segunda mano, Rimbaud tonto y Dylan Thomas sin magia ya lo dice todo , cuyas irreverencias son tan pueriles, manidas y necias como las de Reig A diferencia de Noah, Houellebecq y tantos otros escritores contempor neos talentosos, el problema que tenemos en Espa a es que nuestros escritores no son traducidos o le dos por diferentes generaciones en diferentes contientes porque a qu chaval de 20 a os o se or de 50 de China, Estados Unidos o Inglaterra le puede importar un libro como este o Las m scaras del h roe A un hispanista, en todo caso, y para de contar Voy a explicar brevemente qu me ha pasado a m con l 1 pera prima del autor, desde el principio uno entiende que quien se pregunta Y si despu s de todo no era un genio es un trasunto del autor y, si no, ese tipo de preguntas y pensamientos le siguen pareciendo pertinentes, y esto resulta incompetente para cualquier hombre de talento que, si bien duda m s que el artista mediocre Robert Hughes dixit , tambi n tiene una f cil salida a la autocr tica paralizante compararse con los dem s de su poca a este sencillo ritual se debe el orgullo, y tambi n la amargura, de Dal en los 20 y 30 estaba entre los 3 mejores pintores del mundo, pero l adoraba a Vel zquez y Vermeer, as que eso le consolaba lo justo Alguien se imagina a Rimbaud pregunt ndose algo as , alguien se lo imagina considerando dejar el academicismo y dem s como marcas de genio No decidi esas cosas para sentirse en el camino correcto hacia ser buen artista, sino porque no pudo evitarlo Todo el mundo quiere ser un buen artista sin pagar un precio que es m s alto y doloroso que tragarse una biblioteca o tener un t tulo nobiliario expedido por una universidad como todo lo importante en la vida, no puede ser adquirido si no hay aptitudes para ello anteriores o concurrentes , pero no es casualidad que el farmaceuta del barrio o el ni o bien de la gran ciudad no suelan serlo Un sentimental es el que desea el lujo de una emoci n sin tenerla que pagar Wilde Pessoa se interroga sobre la genialidad en Tabacaria , y si bien dice no creer ni en l mismo, no es menos cierto que m s tarde aclara que se sabe sublime y que lo est demostrando con ese poema inmortal como es Lo que Reig u Orejudo no entienden es que Dal , Pessoa, Rimbaud se supieron genios, sin m s vueltas ni marcas las marquitas que Dal se atribuy en sus autobriograf as sol an ser patra as para vender m s, como las extravagancias de Cela y tantos otros artistas, porque a la gente le entra m s eso que una obra excepcional sin m s as les fue a hombres grises, pero artistas de primera, como Kafka, Kavafis, Pessoa , simplemente al compararse con los dem s Las probabilidades de tener tu doctorado en humanidades, sueldo de funcionario, se ora o se or en tu cama doble, churumbel o churumbeles, piso en la ciudad y casa en el campo, etc tera, son bastante menores si eres un artista nico que si eres eso, un buen ciudadano, hombre de familia y trabajador honrado Sueno muy franc s al decir estas cosas, pero lo llevo en la sangre y el bagaje cultural, y me identifico mucho m s con los ensayos de Houellebecq donde dice cosas como El poeta es un par sito sagrado , Aprender a ser poeta es desaprender a vivir , etc tera y Pierre Michon cuando habla de Nadar y Carjat en Rimbaud le fils que con Orejudo o Reig que, para m , est n muy lejos del instinto cr tico, sensibilidad y talento de esos dos geniales y colgados gabachos Estar atascado en tu ego no te hace un genio la mayor a menci n especial a catedr ticos espa oles se queda en fatuos , pero ser un genio te atasca en tu ego self important self centered absorbed.2 Proust no fue Proust debido a una enfermedad o a haber guardado reposo media vida, sino a pesar de eso Esto es tan evidente que la socarroner a sobre lo contrario sobra y visto que es la t nica de la novela, he tenido que dejarla, pues no tengo 15 a os Es lo que Baudelaire dej escrito con 25 a itos Que el desorden haya acompa ado a veces al genio lo nico que prueba es que el genio es terriblemente fuerte por desgracia, para muchos j venes, ese t tulo expresaba no un accidente, sino una necesidad Dal , Cela, Rimbaud, Lautr amont, Baudelaire no fueron geniales por dejar los estudios, sino, en todo caso, por no poder evitar dejarlos, por sentirse superiores en el caso de Rimbe, Lautr amont y Dal a quienes quer an ense arles arte Izambard en el caso de Rimbe un profesor de ret rica que le suspend a a Isidore modernillos trasnochados en el de Dal que quer a una formaci n cl sica para luego loquear a solas y romper las reglas sabi ndolas muy bien Con todo, al indagar en la vida de los grandes artistas, s que se ven marcas de genialidad en la mayor a de los casos sus escritos de juventud o sus gustos art sticos, por ejemplo las extravagancias, de nuevo, sirven s lo para vender Es lo que dec a Mishima La mayor a de los escritores se hacen los locos, pero est n perfectamente bien de la cabeza yo me hago el cuerdo, pero estoy enfermo por dentro 3 Roald Dahl med a dos metros Ese ejemplo deber a bastarle a Orejudo para calmarse, pues las obras de Dahl, aparte de muy bien escritas lo que nos importa a algunos Pig , Lucky Break , The Way Up to Heaven , tambi n esto es lo que le va al camarada comunista Reig, no s a Orejudo son muy tiles Matilda , The Witches , etc., hacen muy felices a muchos ni os del mundo Y la altura, por cierto, Antonio, sirve m s que para las paridas que dices proporciona chicas sexys con facilidad, como clara ventaja evolutiva atractiva que es, que cuando te rompan el coraz n dar n buen material para una novelita o unos poemillas 4 Una novela lleva a os y un poema o libro de poemas lleva horas a d a de hoy, es lo que parece , d as, o como mucho unos meses y en exiguos casos unos a os El asunto, Antonio se puede estar tan ciego , es que hay much simos novelistas muy buenos o buenos en el mundo, ahora mismo, y en todas las pocas, pero, poetas Oh, eso es otro tema Es exponencialmente m s dif cil escribir un solo poema bueno en el siglo XXI que una novela cojonuda, que c mo lo s Abriendo los ojos Sharon Olds , Simon Armitage , Pere Gimferrer Dios m o, una sola novela de Houellebecq, obra de teatro de Fernando Arrabal, haiku de Soseki, soneto de Lorca o canci n de Morrissey vale por la obra completa de esos tres poetastros laureados juntos

  2. Juan Juan says:

    Mi padre es aficionado a las novelas hist ricas, independientemente de la veracidad de lo narrado en ellas De paso por Madrid en un viaje de negocios hace poco me top en la librer a del Circulo de Bellas Artes la novela de Orejudo cuya contratapa hablaba de las aventuras de tres estudiantes que habitaban en la famosa Residencia de Estudiantes de Madrid, al principio de los locos a os 20, justo cuando la mayor a de los miembros de la generaci n del 27, entre ellos Lorca y otros renombrados inte Mi padre es aficionado a las novelas hist ricas, independientemente de la veracidad de lo narrado en ellas De paso por Madrid en un viaje de negocios hace poco me top en la librer a del Circulo de Bellas Artes la novela de Orejudo cuya contratapa hablaba de las aventuras de tres estudiantes que habitaban en la famosa Residencia de Estudiantes de Madrid, al principio de los locos a os 20, justo cuando la mayor a de los miembros de la generaci n del 27, entre ellos Lorca y otros renombrados intelectuales espa oles como Ortega y Gasset y Unamuno, hac an de dicha instituci n un lugar privilegiado de la intelectualidad espa ola Mi padre hab a estudiado l mismo en Madrid en los 60 y hab a vivido en una residencia de estudiantes no muy diferente de La Residencia y pens que la novela conjugaba dos aspectos que la har an un gran regalo para l, una novela hist rica de algo que se asemejaba a su propia poca de estudiante.A Fabulosas Narraciones por Historias no le hac an falta elogios de la cr tica literaria, entre la cual hab an varios leit motif inteligente, divertida, deslenguada, valiente Como pod a ser la misma novela todas esas cosas, me preguntaba yo, que, siempre cuidadoso, no quer a regalarle a mi padre una novela que no me hubiese le do En vista de que se le describia como deslenguada y valiente pens que ser a mejor que la leyera primero y as lo hice La comenc en Madrid y no hab a llegado el avi n de vuelta a Costa Rica cuando ya me saltaban las l grimas por las incontrolables carcajadas para la visible molestia de los pasajeros a m alrededor La novela era divertid sima La mayor parte del humor nac a del hecho de que en la novela los inmortales espa oles como Lorca, Ortega y Gasset, Juan Ram n Jim nez, etc, eran tratados con la irreverencia que se le guarda a los cong neres cuya genialidad la historia deber certificar pero que en el tiempo presente es discutible R pidamente Orejudo nos hace saber que Lorca era cul n y de piernas cortas y que invariablemente en la Residencia lo invitaban a declamar sus poemas, entre otras cosas El aura de ni o prodigio de Lorca vista desde los ojos de un compa ero de estudios llevar a a una descripci n como esta de uno de sus recitales Para empezar toc dos canciones de cuna y una sonata, compuestas por l a continuaci n ley cinco piezas inspiradas en el romancero popular, cant tres murgas, enton dos habaneras y ley completo el libreto de una funci n para t teres que acababa de terminar, utilizando una voz distinta para cada uno de los veinte personajes que aparec an Tras el intermedio, imit a Primo de Rivera y al rey Alfonso XIII jugo a las adivinanzas record an cdotas sucedidas en los cuatro a os que llevaba viviendo en la Residencia de Estudiantes, intercalado entre ellas los c lebres pasodobles En er mundo, Suspiros de Espa a, Espa a ca i, El gato mont s e Islas Canarias recit su ltimo poema, Romance son mbulo, inspirado en una tragedia rural y se disfraz de enemigo de la Residencia y de Benito P rez Gald s Para terminar, como otros a os, se tumb en el escenario y simul estar muerto durante unos minutos p 37 38 Muy bien, pens , por esto es que dicen que es irreverente y deslenguada, pero como igual me pareci divertida la irreverencia le mande mis respetos telep ticos al autor y me quede un poco m s tranquilo de que ste si iba a ser un buen regalo para mi padre despu s de todo R pidamente me enter de que tan cabez n era Ortega y Gasset, de que por ah deambulaba un jovencito chileno llamado Neftal que le ofend a que no hubiera una palabra en espa ol para designar el sill n de barbero y cuyo amigo, un tal G idobro sic , lo opacaba con sus desplantes de pavo real rebelde y que usualmente se los topaban en la carreras ilegales de autos De que Unamuno era vanidoso y egoc ntrico aunque no avaro Me enter de lo inc modo y a ejo que era Juan Ram n Jim nez a quien en la novela escuchamos hablar a trav s de su espeso acento andaluz, al principio dudando si no tendr a un labio leporino u otro tipo de discapacidad de lenguaje En hener h, s puedo dessil le que no tiene en prim luj ninjuna hustificassi n titul la novla en injl h Lo sejundo la ponnojraf a Me paresse indessente Pero sha le he disho ante que la novela, tal y como sse entiende hoy por hoy, oblija al eccrit a dott esta attituda jrosera y vurjare Y, luego para qu voy a dessil le otra cossa, su novela, m que una novela paresse un ahverssario p 74 Al insuperable encanto de estar oyendo hablar a semejantes ilustres figuras se une una narraci n ingeniosa que Orejudo reparte entre notas de peri dico, cartas a diarios pornogr ficos de la poca, citas de memorias reales y falsas, aunque esta distinci n no existe como ya se ver y la tradicional narraci n omnisciente en tercera persona Todo parec a indicar que la novela ser a deliciosa como un postre Pero de pronto, en determinado momento, el humor escatol gico derivo inmediatamente en fellatio forzado, mutilaci n genital y una ensartada de revolver en el culo a alguien que por dem s se lo merec a En ese momento el lector naturalmente detiene la lectura sorprendido como cuando entre el arroz se cuela un diente de ajo completo e inesperado y al morderlo distra damente invade la boca un violento sabor que no se parece a lo anterior Muy bien, piensa el lector, no ha pasado nada, he le do cosas peores Tras una leve inspiraci n se zambulle uno de nuevo en la deliciosa narraci n, hasta que en una de las cartas pornogr ficas el protagonista termina acost ndose tanto con su madre como su padre Talvez, pens en ese momento, le regale mejor a pap un libro de P rez Reverte.No hay duda, la novela es valiente, en varios sentidos Orejudo no tiene problema en desmitificar e incluso vilipendiar a todos los grandes intelectuales de Espa a Para que un escritor haga eso en Espa a, siendo espa ol, hay que ser temerario, ya esta visto que lo que a uno lo hace re r al siguiente lo hace rabiar Pero adem s de correrse el riesgo de indignar a los esp ritus almidonados que no se saben re r, Orejudo decide meterse de vez en cuando con el resto de los mortales Se siente en ese momento una temeridad casi suicida donde pareci ramos ver al autor acercarse al borde del precipicio y quedarse ah meditando si ser a capaz de saltar A un loco que llega periodicamente a decir sandeces a un caf donde se celebran dos de muchas c lebres tertulias se le oye decir Atenci n, por favor, estamos intentando organizar una guerra civil entre espa oles, pero nos falta gente Por favor, todos los interesados en participar en esta conflagraci n fratricida, que le den su nombre a un guardia Puede ser una cosa divertida si la organizamos bien Por favor, un poco de colaboraci n Adi s p 144 Esta invitaci n, que parece un peque o pero arriesgado divertimento sin sentido, dejado al azar en media novela para sobresaltar, en realidad le habla a una de las dos portentosas ideas centrales del texto, a saber Que a la Historia la mueve siempre motivos personales La otra idea, que es corolario de sta, es que no existe una verdad hist rica sino tantas como testigos o participes y que todas las perspectivas son verdaderas o ninguna lo es Eso nos quiere decir Orejudo cuando pone en boca de un loco una invitaci n a una guerra fratricida que en realidad s ocurri Qui n en su sano juicio aceptar a una invitaci n as Esa guerra, como todas las guerras, son la suma infame de incontables rencores, envidias, perf dias, ambiciones y obtusos m viles personales.De esto habla tambien el titulo Fabulosas Narraciones por Historias arranca con un s lo ep grafe, que da origen al titulo de la novela Hubo tambi n otro g nero de escritores que aunque publicaron sus obras con t tulo de Historias, pero pu dense llamar Fabulosas narraciones m s que Historias y ellos, fabuladores o poetas, no historiadores, porque entienden en complacer a los o dos con graciosas maneras de decir y con nuevos o inopinados casos m s que con verdaderos hechos Tercera carta de Pedro de R a p.12 Y ya aqu en el ep grafe vemos como la queja de R a, desconectada del contexto de donde nace, suena totalmente hueca Cuales son los verdaderos hechos Cuales las narraciones fabulosas Esa disyuntiva es la que articula la novela de Orejudo que es en realidad la narraci n de una Teoria del Complot en la que una mafia literaria y comercial ejecuta un plan secreto para cambiar los gustos literarios del p blico espa ol y engendrar una generaci n, todo para beneficio propio Tiene piernas esta fabulosa teor a En la novela s las tiene, de sobra Y aun as , los personajes pendularmente o creen o descreen de ella seg n se ajuste a sus intereses personales Tanto la teor a, como la postura de los personajes hacia ella confirman los postulados de Orejudo A la Historia la mueven los motivos personales porque lo peque o los pisotones, los gestos, las man as siempre mueve lo grande, las grandes ideas, las grandes revoluciones, los grandes hombres p.289 La novela no pierde tiempo en estas ideas, sin embargo Su constataci n nace naturalmente de la trama y las acciones y pensamientos de los personajes y no de ning n tipo de exposici n directa En este sentido, Orejudo ha logrado conjugar esos ep tetos aparentemente contradictorios que le imputa la cr tica, una novela inteligente pero tambi n divertida Ha escrito una novela que satisfacer igualmente al que busque re rse con una narraci n divertida y fabulosa y al que busque el trasfondo filos fico de esta.No puede dejar de se alarse la riqueza de iron as de una novela que para demostrar postulados posmodernos como la muerte de la historia y la p rdida de vigencia de los metarrelatos urde una trama donde las vanguardias modernistas resultan poco mas que un efecto secundario de un plan para matar al realismo decimon nico, todo por motivos personales.Entre otras joyas que habitan la novela encontramos una argentina que intenta infructuosamente que un personaje que al final de la novela termina siendo un asesino can bal la llame M gica y que hable con ella en un lenguaje inventado por Cort zar y bailen juntos bajo la lluvia Ese mismo canibalismo, en la ficci n racionalizado a posteriori por el discurso religioso, resulta ser adem s una met fora acertada que de pronto alegoriza a los dos bandos de la guerra civil espa ola y que de nuevo nos dice que todo sucede por razones personales.Orejudo es un narrador h bil, divertido, inteligente y valiente y Fabulosas Narraciones por Historias es una de las mejores novelas de fin de siglo XX Su lectura es requerida por que es una delicia y porque esta excelente novela, con su sabor, fuerte como el cocido, a veces demasiado fuerte, bien podr a no haber visto la luz nunca Ahora reeditada por Tusquets nos sorprende la audacia de Orejudo para incluir en la novela una carta que debe haber sorprendido a los editores cuando la encontraron cerrando el manuscrito y donde dice, entre otras terribles amenazas Le dejo, don Escritor Frustrado no sabe usted d nde se est metiendo Siga, si quiere, haciendo pasar malas ficciones propias por narraciones ajenas y alegando autores que no dicen lo que dicen o lo dicen de otra manera contin e jugando al esc ptico, al revelador de realidades o al fil sofo apor tico adelante, no pare de ofender a su alrededor pero, cuidado, no me lo publique, porque como publique esta mierda, esta gran mierda, entonces s que va a saber usted qui nes somos p.379 A pap le regale finalmente una novela m s tranquilizadora, El Club Dumas Fabulosas narraciones por historias me la quede yo y la coloqu junto a los Detectives Salvajes para que ambas, como los gemelos faros de un coche que avanza a gran velocidad iluminen la neblina que nos rodea, y no la carretera

  3. Mariano Hortal Mariano Hortal says:

    Publicado en encanta re rme La gente que me conoce sabe que es as No hay muchos autores que me saquen una carcajada espont nea, ese tipo de risa que, en el caso de que vayas leyendo en transporte p blico, suele generar miradas de extra eza y esc ndalo en la gente que est alrededor y que puede causarte una verg enza considerable porque no has sido consciente de hacerlo Uno de los escritores con el que me ha pasado esta situaci n es el se or Antonio Publicado en encanta re rme La gente que me conoce sabe que es as No hay muchos autores que me saquen una carcajada espont nea, ese tipo de risa que, en el caso de que vayas leyendo en transporte p blico, suele generar miradas de extra eza y esc ndalo en la gente que est alrededor y que puede causarte una verg enza considerable porque no has sido consciente de hacerlo Uno de los escritores con el que me ha pasado esta situaci n es el se or Antonio OrejudoDice el propio Orejudo hablando sobre este libro mi primera novela gusta a los que han estudiado o han le do mucho , curiosa forma de intentar definir el p blico que ha acabado siendo receptivo a esta novela, que fue publicada en 1996 y que ha sido recientemente reeditada Pero es cierto que su intertextualidad ha hecho que sea a n m s atractiva para m , esto unido al humor del que hace gala, y ya tenemos dos de los motivos principales para recomendarla.La premisa de la novela es la historia de tres amigos que se conocen en una residencia de estudiantes en Madrid durante los a os 20 En plena ebullici n de las tertulias culturales y con la Generaci n literaria del 27 a punto de surgir Por sus p ginas desfilan Juan Ram n Jim nez, Jos Ortega y Gasset, Ram n G mez de la Serna, Lorca y otros personajes de aquella poca.La narraci n se mezcla con cartas de 1987 y de otros a os, con carteles publicitarios de la poca, con textos de los personajes que van saliendo, con cartas que se publican en la revista er tica La pasi n y las respuestas a esas cartas completando mezcla de estilos, historias y tiempos que otorgan tal credibilidad, que te da la impresi n de estar viviendo en esa coyuntura, aunque sabes que no es as , porque la parodia est presente en todo momento Una virguer a a nivel de estilo y estructura De esta manera el dinamismo es m s que patente, no da tiempo a que se vuelva mon tono.Lo m s incre ble es que, a pesar de lo anteriormente dicho, el autor no se limita a presentar textos m s o menos divertidos, m s o menos irreverentes, m s o menos cre bles, sino que busca la reflexi n continua otorgando a la obra diferentes niveles de lectura y sobre todo compromiso.Le preocupa la forma y creaci n de la literatura Eso de que el lector es tambi n escritor es una excusa que se buscan los perezosos y los malos escritores , anticipando a Barthes en este momento y su teor a de la muerte del autor Para llegar a lo sublime debemos atravesar las amargas tierras del trabajo no hay otro camino , el talento es necesario pero el trabajo m s.Tambi n alude en varias ocasiones la dificultad para que la literatura sea apreciada por el p blico, con perlas como estas Ya se sabe que a los espa oles los escritores y los cerdos s lo nos gustan despu s de muertos En un pa s donde la masa es incapaz de humildad, entusiasmo y adoraci n a lo superior se dan todas las probabilidades para que los nicos escritores influyentes sean los m s vulgares es decir, los m s f cilmente asimilables es decir, los m s rematadamente imb ciles Al final, y a pesar de acabar la novela de una manera extra a, absurda, tan diferente al tono anterior, busca precisamente recalcar el mensaje nos ofrece fabulosas narraciones por la verdadera historia que sucedi , pero en esas narraciones est el reflejo de una poca, de una forma de hacer literatura, de un compromiso con lo que haces Por eso mis simpat as siempre estar n en aquellas personas que contribuyan a revelar esa gran mentira, ese fiasco sobre el que hemos vivido tanto tiempo y que se llama cultura occidental, es decir, hipocres a de banqueros y nuevos ricos.Es una novela genial, diferente, expl cita, irregular, comprometida, irreverente una obra maestra de uno de los mejores escritores espa oles en la actualidad

  4. Luis Luis says:

    Esta historia se desarrolla principalmente en los a os veinte y abarca parte de los treinta y posteriores En medio de la dictadura de Primo de Rivera, tres j venes alojados en la Residencia de Estudiantes se conocen y se cuelan en el mundo intelectual donde Ortega, Juan Ram n Jim nez y Federico, entre otros, crean ideolog a y literatura que marcar una revelaci n en Espa a Esta es una historia donde los personajes reales son de ficci n y donde tras el surgir de una nueva poca dorada de la cul Esta historia se desarrolla principalmente en los a os veinte y abarca parte de los treinta y posteriores En medio de la dictadura de Primo de Rivera, tres j venes alojados en la Residencia de Estudiantes se conocen y se cuelan en el mundo intelectual donde Ortega, Juan Ram n Jim nez y Federico, entre otros, crean ideolog a y literatura que marcar una revelaci n en Espa a Esta es una historia donde los personajes reales son de ficci n y donde tras el surgir de una nueva poca dorada de la cultura se esconde una conspiraci n casi peligrosa.Es un libro muy dif cil de valorar Primero, por lo ya comentado de que es una novela hist rica donde nadie es verdad Es una ficci n, es humor puro, pero con un trasfondo muy envolvente y lleno de intriga que uno no sabe hasta qu punto tomarse en serio Segundo, es un libro zafio hasta la saciedad Est lleno de pasajes y descripciones pornogr ficas dada la mente calenturienta de uno de sus protagonistas, y de escenas poco apetecibles por su violencia Tercero, est lleno de narraciones aparentemente inconexas desde el principio, por lo que hay que estar muy atentos y mantener una visi n global constante que quiz s algunos decidan abandonar en las primeras p ginas, sum ndole lo anterior como principales razones para su retirada.Sin embargo, algo atrae La mayor a de sus aseveraciones son pura f bula enferma, pero uno acaba disfrutando de este mundo on rico y de sus personajes indecentes El per odo hist rico est espolvoreado y sus referencias son un compendio del saber muy interesante, y sus gentes son carism ticas El surrealismo casi se impone como realidad, y la prosa alcanza momentos sublimes Seguir sin saber si este ejemplar de Orejudo es una inmensa tomadura de pelo a la generaci n o una revelaci n latente como Los Beatles de P tric Pero merece toda la atenci n

  5. Jordi Via Jordi Via says:

    Los ricos siempre han permitido la existencia de artistas y de intelectuales disidentes porque les divierten, porque est n ah tos de poder y de placer y buscan secretos vitales desconocidos para ellos, que les liberen de tanto hast o Los escritores, los poetas, los pensadores y los artistas somos como los enanos de Vel zquez La nica actitud revolucionaria es no publicar, renunciar a divertir a esa gentuza, no seguirles el juego, dejarles que se ahoguen en su desidia y en su mierda Yo si Los ricos siempre han permitido la existencia de artistas y de intelectuales disidentes porque les divierten, porque est n ah tos de poder y de placer y buscan secretos vitales desconocidos para ellos, que les liberen de tanto hast o Los escritores, los poetas, los pensadores y los artistas somos como los enanos de Vel zquez La nica actitud revolucionaria es no publicar, renunciar a divertir a esa gentuza, no seguirles el juego, dejarles que se ahoguen en su desidia y en su mierda Yo sigo escribiendo porque me divierto mucho haci ndolo He debido de terminar dos o tres obras y algunos libros de poemas, pero lo he quemado todo No publicar jam s y tampoco les divertir cuando me muera S lo quiero que se jodan

  6. Nacho Nacho says:

    Desigual Da la impresi n de que la segunda mitad del libro est escrita con el piloto autom tico Y es una pena, porque las primeras 300 p ginas m s o menos est n escritas con mimo e incluyen un mont n de escenas memorables y muy divertidas en las que Orejudo se mofa de los escritores que se alojaban en la Residencia de Estudiantes de Madrid antes de la guerra y del aura de intocables con que se les ha rodeado.

  7. Álvaro Martín Rodríguez Álvaro Martín Rodríguez says:

    M s all de que algunos libros suyos me gusten m s que otros este el que m s , Antonio Orejudo es un grande Tan grande que me dan ganas de darme de alta en Twitter para interactuar m nimamente con l Tal vez exagero con lo de Twitter.

  8. Alejandro Orradre Alejandro Orradre says:

    Pocas novelas debut pueden presumir de ser tan completas, originales y adictivas Todo eso y m s consigue Antonio Orejudo con Fabulosas narraciones por historias, novela en la teje una incre ble telara a y a la vez mosaico de la sociedad burguesa en el Madrid de principios del siglo XX, a trav s de una narraci n de ritmo tranquilo y que se detiene con esmero en las conversaciones entre intelectuales que se daban en las cafeter as de la capital espa ola Vemos a muchos personajes famosos de la p Pocas novelas debut pueden presumir de ser tan completas, originales y adictivas Todo eso y m s consigue Antonio Orejudo con Fabulosas narraciones por historias, novela en la teje una incre ble telara a y a la vez mosaico de la sociedad burguesa en el Madrid de principios del siglo XX, a trav s de una narraci n de ritmo tranquilo y que se detiene con esmero en las conversaciones entre intelectuales que se daban en las cafeter as de la capital espa ola Vemos a muchos personajes famosos de la poca como Unamuno, Ortega y Gasset o Lorca, entre otras muchas personalidades de la cultura que hoy en d a son unos cl sicos Asistimos a sus discusiones, su genuino prisma con el que ven el mundo y tambi n se nos hace part cipe de sus m s secretos anhelos, mientras nosotros, lectores, vemos suceder la historia a trav s del tr o protagonista chicos j venes que se adentran en cerrado circuito intelectual de un modo poderoso y pasional.Es incre ble observar en Fabulosas narraciones por historias la asombrosa capacidad de su autor para hacer cre ble lo que, como bien dice el t tulo, son narraciones que si bien pueden basarse en ciertas fuentes hist ricas, no dejan de ser fabulaciones que atrapan desde el principio gracias a la habilidad de Orejudo para desarrollar las escenas con frescura e ingenio.Un libro que m s que recomendar, imploro para que sea le do

  9. XandreRL XandreRL says:

    Lo que de inicio parece una novela ligera y juvenil se va retorciendo cada vez hasta convertirse en un libro que, por momentos, se atraganta y que avanza pesadamente mezclando ficci n y realidad, con un buen pu ado de personajes que no son mas que algunos de nuestras mejores plumas de principio de siglo y donde no sabes donde acaba la ficci n y comienza la realidad

  10. Jose Jose says:

    Perfecta manipulaci n de fragmentos hist ricos para recrearlos en narraciones fabulosas o quiz s sean fabulosas narraciones con las que recrear la historia En cualquier caso un libro divertido, potente, bestial, redondo Muy recomendable.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *